Balsas

IMPORTANCIA DE LAS BALSAS DE RIEGO EN LAS OBRAS DE MODERNIZACIÓN

Según el Real Decreto  9/2008 de 11 de enero, por el que se modifica el  Reglamento del Dominio Público Hidráulico, se define BALSA como obra hidráulica consistente en una estructura artificial destinada al almacenamiento de agua situada fuera de un cauce y delimitada, total o parcialmente, por un dique de retención.

Las Balsas son unas infraestructuras muy importantes en las obras de modernización de regadío, ya que facilitan el almacenamiento y la regulación. Embalsan el agua en los momentos en que ésta no se precisa, para utilizarla en la época de mayor demanda por los cultivos.

Además, permiten el ahorro energético por la posibilidad de bombear en horario de tarifa eléctrica  reducida y , el almacenamiento para su posterior utilización, evita bombeos directos a red que suelen ser muy costosos. También se pueden ubicar en zonas de dominio de cota, con lo cual las alturas de bombeo son menores al tener una mayor zona dominada por presión natural, lo que contribuye igualmente a ese ahorro.

Estas infraestructuras representan asimismo un papel destacable en la sostenibilidad ambiental por su capacidad de captación de CO2 y la posibilidad de convertirse en  fuentes de energía renovable (energía solar fotovoltaica), al  permitir ubicar en su superficie paneles solares bombeo son menores al tener una mayor zona dominada por presión natural, lo que contribuye igualmente a ese ahorro.

En las zonas donde las probabilidades de heladas son altas, la disponibilidad de balsas,   evitan las pérdidas de las cosechas, ya que pueden proporcionar unos riegos  de apoyo “antiheladas”.

 

 

CATALOGACIÓN DE LAS BALSAS DE RIEGO

 

Según el  Real Decreto 9/2008 de 11 de enero, por el que se modifica el Reglamento  del Dominio Público Hidráulico,  se estable en:

 Artículo 367: Obligaciones del titular.

  1. Los titulares de presas y balsas de altura superior a 5 metros o de capacidad de embalse mayor de 100.000 m3, de titularidad privada o pública, existentes, en construcción o que se vayan a construir, estarán obligados a solicitar su clasificación y registro.

Artículo 356: Ámbito de aplicación:

  1. Las disposiciones contenidas en este título serán de aplicación a las presas, embalses y balsas que cumplan alguna de las siguientes condiciones:
  1. Que en función de sus dimensiones estén clasificadas como grandes presas, de acuerdo con lo se  establece en el artículo 358. a).
  1. Que aún no siendo grandes presas, en función de su riesgo potencial san clasificadas en las categorías A o B, de acuerdo con lo que se establece en el artículo 358. b).

Artículo 358. Clasificación de presas y embalses.

Las presas y embalses se clasifican en las siguientes categorías:

  1. En función de sus dimensiones se considera gran presa aquella cuya altura es superior a 15 metros  y la que, teniendo una altura comprendida entre 10 y 15 metros, tenga una capacidad de embalse superior a 1hm3. Se considera pequeña presa aquella que no cumple las condiciones de gran presa.

 

  1. En función del riesgo potencial que pueda derivarse de su posible rotura o funcionamiento  incorrecto, se clasificaran en una de las tres categorías siguientes:

 

1º Categoría A: Presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto pueden afectar gravemente a núcleos urbanos o a servicios esenciales, o producir daños materiales o medioambientales muy importantes.

 

2º Categoría B: Presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto puede ocasionar daños materiales o medioambientales importantes o afectar a un número reducido de viviendas.

 

3º Categoría C: Presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto puede ocasionar daños materiales de moderada importancia y solo incidentalmentepérdidas de vidas humanas. En todo caso, a esta categoría pertenecerán todas las presas no incluidas en las categorías A o B.

 

PLANES DE EMERGENCIA

 

Los Planes de Emergencia para presas se introducen con la Directriz Básica de Planificación de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones, aprobada por Acuerdo de Consejo de Ministros de 9 de diciembre de 1994 y publicada en el BOE de 14 de febrero de 1995. En la modificación del Reglamento del Dominio Público Hidráulico, aprobada por el Real Decreto 9/2008, de 11 de enero, se incluyen expresamente las balsas en su ámbito de aplicación, siendo por tanto reglamentaria la redacción de Planes de Emergencia para las balsas clasificadas en categorías A o B frente a los daños potenciales.

Una vez que se aprueba el Plan de Emergencia se cuenta con un plazo de dos años para proceder a la Implantación del Plan de Emergencia, conforme a lo establecido en los Acuerdos de la Comisión Nacional de Protección Civil.